Blog

La historia de los subtítulos

La subtitulación es la modalidad más estudiada en Traducción Audiovisual (TAV) y la más antigua. La subtitulación nace con los denominados intertítulos (texto en la lengua origen de la película, impreso en papel, filmado y situado entre las distintas escenas de la película, con el objetivo de transmitir el diálogo de los actores) usados por primera vez en 1903 en la película Uncle Tom’s Cabin dirigida por Edwin S. Porter en la era del cine mudo (Ivarsson, 2004). Los primeros indicios de subtítulos, tal y como los conocemos ahora, surgen con la llegada del cine sonoro cuando la productora Warner estrena el primer largometraje, The Jazz Singer en 1927 (Ibídem).

Intertítulo de la película Uncle Tom’s Cabin

No obstante, los Estudios de Traducción, y en especial el campo de la Traducción Audiovisual no adquirirían importancia hasta los años noventa gracias a los congresos y jornadas llevados a cabo, así como la creación de asociaciones, publicaciones, tesis doctorales, asignaturas académicas y cursos impartidos.

¿Qué son los subtítulos?

Díaz Cintas define la práctica de la subtitulación dentro del ámbito del cine como sigue:

La subtitulación se puede definir como una práctica lingüística que consiste en ofrecer, generalmente en la parte inferior de la pantalla, un texto escrito que pretende dar cuenta de los diálogos de los actores, así como de aquellos elementos discursivos que forman parte de la fotografía (cartas, pintadas, leyendas, pancartas, etc.) o de la pista sonora (canciones, voces en off, etc.).

Volviendo a la década de los noventa, Fotios Karamitroglou publicaba en la revista Translation Journal las pautas más extendidas en subtitulación en Europa en 1998 en su artículo A Proposed Set of Subtitling Standards in Europe. Asimismo, es necesario subrayar el completo manual de Díaz Cintas de 2003 Teoría y práctica de la subtitulación: inglés-español.

Tipos de subtítulos:

Es importante diferenciar entre subtítulos interlingüísticos e intralingüísticos. El primer caso es el de los subtítulos en el que se produce un trasvase lingüístico, de un idioma a otro, además de un trasvase de modos, de oral a escrito. En el segundo caso, sin embargo, únicamente se produce un trasvase de modos, de oral a escrito.

Los subtítulos intralingüísticos en un principio se crearon con el fin de ayudar a las personas sordas y con problemas auditivos. No obstante, debido a su gran potencial educativo también son utilizados para aprendices de una lengua. Otra ventaja parece ser un incremento en la motivación por la lectura, ya que los espectadores se acostumbran a leer y terminan haciendo de esta práctica un hábito ya sea en pantalla o sobre el papel.

Tanto los subtítulos interlingüísticos como los intralingüísticos parecen también tener la ventaja de motivar a leer a las personas que no tienen una costumbre lectora, a través de productos típicos de la cultura popular, como son las películas y las series de televisión. Leer se convierte de este modo en una especie de reflejo automático al que el espectador se enfrenta a diario, lo que conduce así a fomentar el hábito de la lectura en un entorno natural e inmediato.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.